Historia de Venezuela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
En el golfo que se aprecia en la imagen satelital, fue el lugar donde Venezuela adquirió su nombre actual hace más de quinientos años.

La historia escrita de Venezuela se remonta a la llegada de los primeros españoles a finales del siglo XV pero la historia de lo que hoy se conoce como Venezuela comienza en realidad con el poblamiento del territorio por las migraciones amerindias hace miles de años. Venezuela se conforma como estado en 1777 a partir de la Capitanía General de Venezuela, colonia del Imperio español que había sido fundada en 1527.

Época precolombina[editar]

Pueblo de los arawakos, circa 1860. Lo aquí dibujado es una muestra de los asentamientos indígenas antes, durante y después de la ocupación española.
Churuata, antiguo estilo de vivienda en la época precolombina.

Primeras poblaciones y período meso indio[editar]

Grupos de personas que llegan en el Pleistoceno Tardío posiblemente desde el Norte y comienzan a ocupar la costa septentrional del territorio. Taima-Taima, Muaco y El Jobo son algunos de los lugares que presentan restos de esta población. La presencia de estos grupos se remonta al menos al 13000 A.C. Los humanos que vivían en lo que es Falcón compartían su hábitat con mega fauna como los megaterios, los gliptodontes y los toxodontes. La fauna de los años prehistóricos y precolombinos estaba formada en parte por dantas, tigres dientes de sable, armadillos gigantes, entre otros.

Los arqueólogos identifican un período Mesoindio entre el 7000-5000 A.C. y el 1000 A.C.. En este período los grupos de cazadores de mega animales pasan a formar estructuras tribales más organizadas.

Período indígena[editar]

El desarrollo que se produce aproximadamente a partir del 1000 A.C., pero muy diferente según las regiones, se conoce como el período Indígena. Se produce un desarrollo de la agricultura entre diversos grupos.

La población[editar]

La población indígena al momento del primer contacto con los europeos aproximadamente medio millón de personas habitando lo que hoy es territorio venezolano, habría llegado, por el norte, desde la región del Calabozo; por el oeste, de los Andes, y por el norte, del Caribe. Los grupos indígenas más importantes eran los chibchas en los Andes, los caribes, situados en casi todas las costas, y los arawakos, asentados en parte de las costas y más al sur, y los wayúu, o guajiros.

Los principales pueblos que habitaron el país fueron los de raza Caribe y arawak. Las regiones de oriente, Guayana y centro del país así como también partes de Zulia y los llanos fueron habitados por tribus caribes quienes migraron de la cuenca del Amazonas en Brasil, aunque después a causa de guerras territoriales ocuparon la costa norte de Suramérica. Los arawakos provenientes de la Amazonía occidental poblaron regiones del que es hoy el estado Amazonas, en las planicies y buena parte del occidente y centro occidente del país, los waraos se encontraban en los caños de la desembocadura del río Orinoco, los Timoto-cuicas en las montañas de los Andes y también los yanomamis en las selvas del Amazonas.

Grupos chibchas provenientes de la zona hoy conocida como Colombia comienzan a entrar en territorio de los Andes venezolannos. Aparecen grupos Caquetíos de Paraguaná. También se producen pequeñas migraciones de grupos independientes que pueblan la cuenca del Orinoco y otras reducidas zonas del país. Al llegar los españoles existían en Venezuela numerosas etnias que hablaban idiomas caribes, arawakos, chibchas, tupí-guaraníes y de otras familias lingüísticas. Los aborígenes usaban tecnologías rudimentarias para construir viviendas, terrazas, diques, canales de riego, etc. Habitaban comunidades nómadas, agricultores sedentarios, como los sembradores de maíz, cultivo que necesitaba de complejos sistemas de riego y embalses para controlar ríos, habían cazadores de dantas y manatíes, recolectores de conchas marinas y pescadores, los cuales utilizaban embarcaciones fabricadas con base en un tronco de un árbol caído para transportarse, no derribaban una palma si no había necesidad de ello. Unos adecuaban el terreno montañoso para la agricultura construyendo terrazas, otros construían muros de piedra en los valles para ordenar los sembradíos. En los Llanos, pueblos originarios construyeron una extensa red de calzadas, las cuales comunicaban a las aldeas, crearon los campos elevados que incrementaban la producción agrícola en las zonas anegadizas, con lo cual lograban dominar las inundaciones en las épocas de lluvias.

No solían traer materiales de regiones lejanas para construir sus viviendas o sus instrumentos. Casas de piedra unifamiliares en las regiones más frías, churuatas colectivas de madera y palmas agrupaban al grupo familiar extendido, palafitos de wayúus y waraos eran viviendas comunes apoyadas sobre pilotes en las lagunas y manglares.

El trueque solía consistir en el intercambio de tubérculos de la montaña por frutas de tierras bajas, maíz por huevos de tortuga, pescado salado por yuca, y así sucesivamente. Los kariña lograron desarrollar amplias áreas de trueque, cultivaban algodón, auyama, árboles frutales y tabaco, los cuales cambiaban por canoas y hamacas. También producían cestería, cerámica, adornos corporales de plata, perlas, oro y carey de conchas de tortuga que encontraban en zonas distantes de su hábitat. La vestimenta variaba según la región, ya que se fabricaba con las fibras naturales que encontraban en su entorno, así, atavíos de lana para el frío de los Andes y guayucos para el calor.

Se sancionaba fuertemente la acumulación de distintas riquezas en varias comunidades, ya que la propiedad era colectiva, la producción era social y no individual, en la mayoría de esas comunidades la comida solía prepararse para toda la población. Sin embargo, pretensiones territoriales de algunas poblaciones agresivas desembocaban en grandes guerras, ejércitos de hasta 40 mil hombres combatieron en la guerra entre catuches y teques.

En otras regiones, los warao, huyendo de los caribe dejaron su territorio ancestral, y encontraron un nuevo hogar dentro de los caños del delta del río Orinoco. La organización social variaba según la región, habían algunos pueblos que se constituían en comunidades tribales, jerarquizadas, con caciques y autoridades de paz, y otras con una organización comunitaria donde sólo el chamán, curandero y guía espiritual tenía un rango superior, usaban las plantas con fines medicinales.

Época Colonial[editar]